Hola, Bienvenido a OPEN YOUR MIND!



Si tienes alguna duda, mandame un mail!

¡Suscríbete a OPEN YOUR MIND!

Recibe en tu correo las últimas noticias del site. Sólo ingresa tu correo para suscribirte.

Son y son - Cap. 210

3 Comentarios


Fuente: Son y son

Flor de la V bautizó a sus mellizos

0 Comentarios

Fue ayer en la iglesia del Santísimo Sacramento. Isabella y Paul, que también cumplieron un año, tuvieron cuatro padrinos. Por la noche hubo una fiesta en su casa.

“¡No es un momento de balance, éste es un momento de celebración! Todos me preguntan cómo estoy y tengo que decir que en este momento estoy plena y soy la mujer más feliz del mundo.”

Habían pasado unos minutos de la una de la tarde cuando Florencia de la V bajó las escalinatas de la iglesia del Santísimo Sacramento para hablar con la prensa. Promediaba lo que, sin dudas, sería un día que jamás olvidará. Ayer se celebró el bautismo de sus hijos Paul Alexander e Isabella, quienes también ayer cumplían un año de vida.

A las 12.15 en punto comenzó la ceremonia, celebrada por el padre Juan García Cuerva y habilitada por la familia sólo para un medio. Según contaron varios invitados, tanto Florencia como su marido, Pablo Goycochea, vivieron con emoción el bautismo.
Los padrinos elegidos fueron amigos de toda la vida de la familia y dos de los tres hijos de Pablo de su primer matrimonio: de Isabella fueron Jorge Ibáñez y Martina Goycochea; y de Paul Alexander, Maia Chacra y Gonzalo Goycochea.

“Se portaron muy bien los dos. En un momento dije: ‘¡Van a llorar! Pero no; solamente en la parte que le tiran el agua a Isabella, ella no se quería tirar para atrás, pero no pasó nada. La verdad, fue todo muy lindo. La ceremonia fue muy amena, y con una conexión espiritual muy fuerte”, contó entusiamada Florencia, quien el día anterior había estado reunida con el cura, quien les explicó a los padres y padrinos cómo serían los pasos de la celebración que tanto venían buscando.

Padrinos. Minutos antes de entrar a la iglesia, PERFIL dialogó con Maia Chacra y Jorge Ibáñez, quien a su vez ofició –no podía ser de otra manera–de modisto de los dos bebés. “Isabella estaba divina: llevó un vestido en raso de seda natural color manteca con un encaje suizo maravilloso. Y a Paul le hice un pantanlón de terciopelo azul noche con una camisita muy linda”, contó Ibáñez. Y agregó: “¡Si hay algo que a mi ahijada no le va a faltar van a ser vestidos!”.

Maia Chacra sostuvo a la salida de la ceremonia: “Fue todo muy emotivo, acá estamos acompañando a la familia Goycochea. Es un lindo momento para brindar y un honor que Flor me haya elgido como madrina. Los dos bebés estaban divinos pero Paul es mi ahijado, así que es mi preferido”.

La que también se hizo presente fue Gladys Florimonti, quien acompaña a Flor en su programa La Pelu y en el teatro. “Ella estaba contenta, feliz y muy nerviosa, sobre todo el viernes antes de arrancar el programa y con todo el asunto de los preparativos. Pero salió todo bien, por suerte”, contó la actriz, quien les regaló a los hijos de Flor unas prendas traídas de un reciente viaje a Miami.

El viernes, y como para relajarse un poco, Florencia llevó a sus hijos por tercera vez a La Pelu. Allí contó cómo serían los preparativos del bautismo y hasta se distendió revelando que Paul ya está dando sus primeros pasos solito.


Luego de la ceremonia, los cincuenta invitados –familiares y amigos– se trasladaron al Alvear Palace, donde disfrutaron del famoso brunch del mencionado hotel. “Hubo cuatro mesas para ocho personas cada una, y una mesa principal donde estuvieron los padres, los niños y Gladys Florimonti. A la hora del postre, los nenes ya estaban dormidos”, contó un invitado a PERFIL.

Otra que estuvo cerca de Florencia fue Mabby Autino, su maquilladora personal, quien se encargó de darle algunos retoques en un momento de la tarde.

El final del día de ayer, Florencia lo pasó también de fiesta: organizó el cumpleaños de sus hijos en su casa y junto a un grupo selecto de amigos (ver recuadro “Sebastián…”). También transmitió su felicidad a sus 790 mil seguidores en Twitter. “En el mejor de los estados”, escribía por la tarde desde su teléfono celular; e incluyó algunas imágenes del almuerzo.

Historia. Florencia y Pablo Goycochea decidieron alquilar un vientre el año pasado para la gestación de Isabella y Paul Alexander. Para ello viajaron a Estados Unidos, donde se instalaron para seguir de cerca los dos últimos meses del embarazo. El 26 de septiembre de 2011, en el programa televisivo AM se conocieron las primeras imágenes de sus bebés
La actriz se ha convertido en un ejemplo de perseverancia en lo personal y profesional: este año no sólo consiguió tener su propio ciclo televisivo sino también el DNI con su nuevo nombre: Florencia Trinidad. Ya en junio de 2011 había cumplido otro de sus sueños: contraer matrimonio civil con Pablo, su pareja desde 1998. Y hoy está plena con la familia que formó.


Cumpleaños en “La Pelu”

Este lunes lunes al mediodía, Flor de la V festejará el primer cumpleaños de sus mellizos Isabella y Paul Alexander en “La Pelu”. Los pequeños tendrán su festejo rodeado de afectos y sorpresas.

Recordemos que el sábado fue el bautismo de los hijos de la conductora en la Basílica del Santísimo Sacramento, a un año de su nacimiento.


Fuente: SentidoG

La salud de nuestro culo

4 Comentarios
Este no es un posteo para pasivos. No importa con qué roles o preferencias te identifiques en el sexo, todos tenemos un culo y es buena idea que aprendas a cuidar el tuyo y también el de los demás. Aquí te dejamos algunos consejos que pueden ayudarte a disfrutarlo con salud.


El condón y el dilema de Jacques Cousteau

Sabemos que estás harto de leerlo, pero continuaremos repitiéndolo: ya seas activo o receptor, el condón sigue siendo la manera más segura de evitar la transmisión de virus y enfermedades que se puede producir durante una penetración. La mucosa anal, además, es el área de mayor riesgo y exposición.

Por esto mismo es bueno que tomes conciencia de que hay situaciones que pueden atentar contra una conducta responsable. Por ejemplo, ante la propuesta de tener sexo en un jacuzzi o en una pileta es probable que al activo no le den muchas ganas de usar condón, y si aún así lo intenta, ambos descubrirán que bajo el agua la fricción con el látex no es muy placentera, lo que también contribuye a ocasionar roturas, sobre todo en temperaturas cálidas.


Sin dolor, entra y sale cualquier cosa

Si te gusta recibir, estarás de acuerdo en que el dolor es directamente proporcional al diámetro de lo que sea que te metas. Si el dolor es parte de tu placer, lo respetamos. Pero aún así conviene que tengas en cuenta que el dolor podría estar alertándote sobre heridas y lastimaduras en tu mucosa anal. En cualquier caso, te recomendamos una saludable combinación: lubricantes y relax.

Aliados incondicionales de un goce pleno, los lubricantes evitan el dolor y las lastimaduras ocasionadas por una mala fricción. Te aconsejamos usar lubricantes a base de agua, que ayudan a preservar la integridad del condón. Además, es preferible que elijas aquellos productos que no contengan “nonoxynol-9”, un espermicida que suele causar irritación.

En cuanto a la relajación, las caricias y los masajes anales previos a la penetración son muy efectivos, sobre todo para quienes gusten de jugar con dildos o consoladores. Recordá que, a diferencia de un pene real, estos juguetes mantienen constante su rigidez, por lo que suele ser más difícil su adaptación a tu anatomía. Lo mismo aplica para luego de tu orgasmo: podría ser una buena idea aguardar un poco a que te relajes para retirarlos sin dolor.


La traición de la enema


Son muchos los chicos que antes de un encuentro sexual se preocupan por evacuar y liberar la zona rectal, aplicándose enemas de venta libre en las farmacias. Sin embargo, es bueno que sepas que el uso frecuente de estos productos puede irritar el colon y, con el tiempo, terminan comprometiendo tu capacidad natural para defecar.
En realidad, la mejor forma de mantener “limpia” la zona rectal es respetar una dieta balanceada que contribuya con la salud digestiva. Para lograrlo, podés empezar por consumir más alimentos ricos en fibra, como los cereales integrales y las verduras de hoja verde, y mantenerte hidratado durante todo el día.


Hay que jugar más al doctor

No te hagas ilusiones, la salud de tu culo no te da derecho a acosar médicos y enfermeros por los pasillos de las clínicas. Sin embargo, te recomendamos que como parte de tus controles regulares incluyas una evaluación rectal, para descartar enfermedades localizadas como la gonorrea y la clamidia.

Además, si entre tus prácticas sexuales se encuentra la recepción anal, también es buen consejo que lo charles con tu profesional médico para que te recomiende ciertos cuidados y controles que pueden ayudarte a prevenir a tiempo otras enfermedades que aquí no hemos mencionado.



Fuente: SentidoG

“Soy gay y quiero ser papá”

0 Comentarios
José tiene 42 años y prepara los últimos papeles para iniciar el trámite de adopción. Según cuenta en esta carta que envió, desde que tiene memoria estuvo en él el deseo de ser padre. En algún momento llegó a pensar que no podría, que todo sería demasiado difícil y se sentía atrapado en una disyuntiva que no lo convencía: ser gay y renunciar a la paternidad o mantenerse encerrado en el clóset, casarse con una mujer y tener hijos.

Ahora, cuando habla de esto en una charla distendida en un bar, se reconoce en otro lugar. Cuenta que ya hace varios años participa del grupo de reflexión que coordina el lic. Alejandro Viedma en la ONG Puerta Abierta y allí, al asumir plenamente su homosexualidad, se habilitó la posibilidad de pensarse padre otra vez, incluso sin pareja. “Mi prioridad es ser padre. Si tengo un compañero en algún momento que me acompañe, buenísimo. Si no, no importa. Este es mi proyecto”, asegura.

Recuerda la noche en que escribió esta carta a su futuro hijo. “Era la una de la mañana, no podía dormir pensando en la emoción de ser padre. No soy de escribir cartas, pero ésta me salió de un tirón”, dice. La comparto con ustedes.




Carta para mi hijo por venir
Por José

Hola hijo, ¿cómo estás?

Hace tiempo que tenía ganas de escribirte y de contarte muchas cosas. Finalmente me decidí porque hoy es un día especial y estoy muy emocionado.

¿Sabés una cosa? No veo la hora que la casa se llene de chiches, de muñecas y pelotas de fútbol y de paredes rayadas con crayón.

Me imagino la mesa del comedor repleta de útiles, de hojas con garabatos que continúan más allá del papel.

Ni hablar de soñar con mañanas con olor a tostadas humeantes, desayunando rápido para no perder el micro del cole; porque, para variar, otra vez tu papi se quedó dormido. Y después meriendas con pan y manteca y leche chocolatada.

Tengo ganas de ir a buscarte al colegio, de reuniones de padres, de deberes, de tablas de multiplicar, de reglas de tres simple, de sujeto y predicado. De domingos a la noche buscando alguna librería abierta porque nos olvidamos de comprar algún mapa con división política.

Espero fines de semana de plaza, de pelis en el sillón, de cines con mucho pochoclo y kioscos con golosinas y figuritas. Quiero verte jugar a todo, menos a la escondida. Porque… sabé una cosa… el que se esconde se embroma.

Quiero que llegue el día que vayamos juntos a comprar tu primera bici, y también juntos sacarle las rueditas y enseñarte a pedalear.

Y que vos me enseñes a ser Papá.

El otro día, en casa de los abuelos, estuve leyendo mis cuadernos de la escuela que la abuela todavía guarda. Y al leerlos me di cuenta que vos ya existías ahí, porque cuando me preguntaban: ¿Qué querés ser cuando seas grande?, lo primero que decía era: “Ser papá”, y después venía el: “Ser médico, bombero, cantante”, y mil cosas más. Porque siempre tuve el profundo deseo de ser papá, tú papá.

Los abuelos se mueren de ganas de conocerte, de mimarte y malcriarte.

Yo, además, anhelo guardar tus primeros dientecitos que algún ratón Pérez seguramente me dejará a cambio de unos billetes, que luego aparecerán sorpresivamente debajo de tu almohada.

¿Querés una mascota? Ehhh, bueno, pero que sea un perro y lo vamos a sacar juntos a pasear. ¿Te parece?

Hijo, ¿viste que te dije que era un día especial? Te cuento: hoy comencé unos trámites que necesito hacer para conocernos. Dicen que puede tardar un poquito, espero que no tanto.

No veo la hora de verte, de conocerte y saber tu nombre. Quiero abrazarte tanto, decirte todo lo que te quiero y todo lo que te he deseado y esperado. Seguro no va a ser fácil, pero eso te lo explico en otra carta…

Buenas noches y que descanses.

Un beso, Papá


El verbo adoptar proviene del latín: “Ad optare” y significa desear,elegir lo que se quiere (Del libro Homoparentalidades: nuevas familias)

Algunas definiciones (Del libro Homoparentalidades: nuevas familias; Lugar Editorial)

- Joyce McDougall (psicoanalista): “Lo más importante no es lo homoparental o lo heteroparental, sino la capacidad de ser padre. Eso es lo que cuenta, la capacidad de amar al niño, de educarlo para que pueda devenir un sujeto. Que este sujeto sea viviente, activo, dinámico, que ame la libertad y desarrolle la sexualidad. Padres que se puedan identificar al hijo en sus deseos y en sus necesidades y que desean abrirlo al mundo y a su necesidad. Que sean homo o hetero no tiene ninguna importancia”.

- Susan Vaughan (Terapeuta): “Ser madre o padre es una decisión significativa para cualquiera, sea gay o heterosexual. Antes de que el mar cambiara en nuestra cultura, los hombres gay y las lesbianas sentían con frecuencia que tenían que elegir entre ser abiertamente gay o mantenerse en secreto y casarse para poder tener hijos. Actualmente hay una libertad cultural creciente para ser ambas cosas, podemos serlo si tenemos la libertad interna para hacerlo (…) Todavía, para muchos de nosotros, llegar a esta libertad interior aún implica tener un buen tratamiento psicoterapéutico, y allí es donde entran –ustedes- todos los colegas. Sus pacientes confiarán en ustedes. … estamos hablando de ayudar a nuestros pacientes a tener la flexibilidad psicológica y la libertad para inventarse a ellos mismos como individuos únicos y genuinos”.

Una mujer quema una casa con su marido, y su amante gay, dentro

1 Comentarios

Llevar una doble vida no es nada bueno. Primero porque tener una vida oculta se me antoja algo infeliz y, segundo, porque puedes hacer daño a personas a tu alrededor. Si además te descubren… pues la cosa puede terminar mal.
Y mal no, fatal, terminó la historia de Michael Fasanando Curitima, un hombre argentino de 33 años que, estando casado con Alejandrina Chujutalli Utia, mantenía frecuentes encuentros sexuales con otro hombre, de 20 años, llamado Miguel Ángel Sandoval.
Su mujer tenía ciertas sospechas, pues le sonaba extraño que cada cierto tiempo su marido tuviera trabajo extra los fines de semana. De modo que decidió seguirle y descubrió una casa abandonada en Las Pampas, en cuyo interior sorprendió a su marido teniendo relaciones sexuales con el joven. Tanto se enfadó la mujer, que no dudó en quemar la casa… con ambos dentro.

Fuente: AmbienteG

Curioso anuncio del gobierno sueco para notificar tu cambio de dirección postal

0 Comentarios


Que en Suecia están muy adelantados, no hace falta decirlo. A todos los niveles. Y el publicitario también es uno de ellos. Aquí un anuncio que parece un trailer de la versión sueca de ‘Brokeback Mountain’. Para los que anden flojos de inglés y de sueco, te cuento.
Un joven francés se enamora de un joven sueco en 1989, la era pre-email y viven un romance precioso por las calles de Paris, ciudad del amor. Como si de una canción de ABBA se tratase. El joven parisimo le escribe cartas sin parar al sueco Kjell y le ofrece que vivan juntos su amor en París. Kjell se cambió de casa y no recibió ninguna de estas cartas y ahora lleva una aburrida vida hetero con su mujer Britt-Marie.
Así es como intenta el gobierno sueco convencer a sus ciudadanos de que tienen que informar de sus cambios de residencia, para no perder correspondencia importante. ¿Te imaginas al gobierno Argentino haciendo alguna campaña así?

Fuente: AmbienteG

Jeff Goldblum, padre adoptivo gay de Rachel en Glee

0 Comentarios

FOX estrena el capítulo de la tercera temporada de Glee en el que destaca el cameo de del actor Jeff Goldblum, que llega a la serie para dar vida a Hiram Berry, uno de los padres adoptivos gay de Rachel (Lea Michel).
En este episodio, aparecerán los dos padres de Rachel durante una cena organizada para oficializar el compromiso entre Rachel y Finn (Cory Monteith), a la que también asiste la madre del joven y su marido, Burt Hummel, que además es el padre de Kurt (Chris Colfer). La velada transcurrirá entre canciones y declaraciones en favor de la pareja.
Jeff Goldblum es conocido por sus interpretaciones en el cine, en películas como Parque jurásico, Independence Day, Life Aquatic o Morning Glory, además de por su papel protagonista en la serie Ley y Orden: Acción Criminal. El actor también cuenta con una sólida carrera teatral, cuyo último éxito fue en el West End londinense en el verano de 2010.
Tras Ricky Martin y Jeff GoldblumGlee continuará los cameos de la tercera temporada con la aparición de la cantante de origen cubano Gloria Estefan y de la actriz Lindshay Lohan. Ambos capítulos se estrenarán en FOX en septiembre.
Creada por Ryan Murphy (Nip/Tuck, American Horror Story) y basada en su propia experiencia adolescente como miembro de un coro de instituto,Glee ha recibido varios premios como cuatro Globos de Oro, dos como Mejor Serie de Comedia y seis Premios Emmy.
Además sus álbumes musicales han conseguido dos nominaciones a los Premios Grammy, dos discos de platino y han agotado las entradas de su gira mundial.


Fuente: ENEWSPAPER

Los cosméticos corporales específicos para hombre

0 Comentarios

Hoy vamos a hablar de la grasa acumulada en las zonas rebeldes del cuerpo del hombre. Es un tema del que no os gusta hablar pero no voy a dejar que huyáis: el hombre también acumula grasa en el cuerpo y estropea la silueta masculina. Cuanto antes asumáis que utilizar un gel reductor corporal os beneficia, mucho mejor.
Convertirlo en un tema tabú no va a hacer desaparecer esa grasa del tejido adiposo. ¡Enfrentaros a ello y reducid cintura o abdomen! Si la cuidáis, la piel estará más lisa, más firme y reduciréis algún centímetro. Escuchad la historia.
Los adipocitos son células que viven felices en Adiposilandia. Su comida depende del ser humano en el que les ha tocado vivir. Tienen asegurada la pensión completa pero no pueden escoger ni menú ni carta. Eso sí, tienen una gran facilidad en captar las grasas y cuanta más tienen, más contentos.
Así que existen cuerpos con adipocitos gorditos, otros con adipocitos de tamaño normal, incluso en algunos son adipocitos delgados. Todo depende de la cantidad de grasa del cuerpo, si hay en exceso la almacenan. El sistema de almacenaje de adipocitos es la gran diferencia entre la acumulación de grasa en hombres y mujeres.
En las mujeres tienen una forma más redonda, un tamaño más grande y se almacenan en hileras verticales. De ahí que los bultos a los que llamamos “piel de naranja“ sea típico en la mujer. En el hombre, los adipocitos son más pequeños y además la piel masculina es más gruesa. La superficie está más alejada de Adiposilandia (zona del tejido adiposo subcutáneo).


Visto desde fuera, esa acumulación de grasa no se marca tanto en la piel y existe un dato importante: las hileras de almacenaje son transversales. ¡Menuda suerte! Todo el conjunto queda camuflado. Un hombre y una mujer pueden tener el mismo nivel de exceso de tejido graso pero en el hombre será mucho menos visible. No se almacena acumulando celulitis. Por esa razón los cosméticos específicos para hombres son reductores, no anticelulíticos. Aunque estamos hablando siempre de lo mismo: acumulación de grasa.

Fuente: ENEWSPAPER

Fotografía: El antes y el después del maquillaje de una drag queen

1 Comentarios

Una exposición muy sugerente ha llamado la atención de toda la ciudad de Nueva York. Y es que el fotógrafo Leland Bobbe ha presentado una serie de 37 fotografías de rostros humanos, en los que los protagonistas son travestis que aparecen con el 50% de la cara maquillada. El lado izquierdo de las fotografías muestra la imagen después del maquillaje, y el lado derecho, antes de maquillar.

La serie ha sido bautizada con el nombre de ‘Half-Drag’, y fue comenzada el pasado mes de marzo en el blog del artista. Comenzó con una primera fotografía, a partir de la cual el artista comenzó a recibir más peticiones de travestis.



Fuente: Yahoo Noticias

Playboy, a favor del matrimonio gay

0 Comentarios

Cada vez más personalidades y ‘celebrities’ del panorama internacional se suman al apoyo del matrimonio gay. En esta ocasión ha sido Hugh Hefner, fundador de la revista Playboy, el que ha hecho público su apoyo al matrimonio gay en su editorial de la edición de septiembre, según publica queerblog.it.

“La lucha por el matrimonio igualitario es una lucha por los derechos de todos. Sin ella, se perdería la revolución sexual y volveríamos a la situación puritana de los primeros tiempos”, describe el empresario.

“Hoy en día, cada vez que los derechos sexuales son objeto de ataques, hay gente que alimenta la discriminación enmascarándola de libertad religiosa", añade.


Fuente: Frecuencia Gay

Son y son - Cap. 209

1 Comentarios


Fuente: Son y son

Operación mejora de autoestima

0 Comentarios
Como si no tuviéramos bastante con la gente enseñando carne en playas y piscinas, encima los Juegos Olímpicos. ¿Tú también te debates entre tocarte compulsivamente y llorar sin consuelo al contemplar esos cuerpos y luego compararlos con el tuyo? Es hora de trabajar nuestra autoestima, tía.

El verano ha llegado. Esto no os lo anuncio en plan informativo (que digo yo que ya os habréis percatado en cuanto ha apretado el calor, no necesitáis que venga aquí un cualquiera a dárselas de listo a escribirlo en una columna). Lo digo en plan trágico. El verano ha llegado y es un drama total. Y no solo porque las canciones de King África vuelvan a sonar de manera espontánea en cualquier sitio inesperado, sino porque el verano va inevitablemente aparejado a enseñar carne.

Que nadie me malinterprete: esto no es un rollo puritano. Yo creo que el destape fue lo mejor que le pudo pasar al mundo (y especialmente a España). No seré yo el que esté en contra de que la gente enseñe chicha por doquier, que uno tenga que ver carne everywhere. Eso es guay, mola mucho, consuela en tiempos de crisis como los que vivimos actualmente y da gustito. El verano es cuando se luce palmito, es la época por excelencia en la que los que se machacan en el gimnasio todo el año rentabilizan su esfuerzo, su tesón y sus sudores. Y su fuerza de voluntad, porque yo por más que lo intento, entre hacer una hora de footing, media hora de máquinas o 45 minutos de spinning siempre me decanto por dos horas de hacer el gilipichis bebiendo cervezas. No lo puedo evitar.

Claro que así pasa lo que pasa, que en cuanto empieza a subir el termómetro allá por el mes de abril y uno empieza a deshacerse de capas de ropa comienzan a aparecer bultos sospechosos que poco o nada tienen que ver con el tamaño descomunal del miembro viril (aunque hayas hecho caso a esos emails que te prometen alargarte el pito hasta el infinito y más allá; ya te digo yo que no, que eso se queda como está), sino que demuestran una realidad dura y palpable: no estás bueno. No. No lo estás. Que te quede la ropa chica no significa que estés bueno, que te crees tú que porque esté a punto de reventarte la camiseta del año pasado que has cogido del armario es porque estás más musculado, porque te has desarrollado, has pegado el estirón (a los 30, maricón, que ya tiene cojones engañarse a sí mismo de esta manera) y te has hecho un hombre; y qué va, ¿eh? La camiseta no te queda apretada porque tengas más bíceps ni nada de eso (el botellín de Heineken pesa, pero no ejercita tanto la musculatura como te empeñas en creer, querida lector). Hay una sutil diferencia entre ser un chico explosivo y que te explote la ropa . Total, que es entonces cuando te das cuenta de que, cariño, tu cuerpo de 2012 ya no es el mismo de 2011: es peor. El tuyo; el de los demás es estupendo, mucho más estupendo que el año pasado si cabe. Y miras a tu alrededor y ves que la gente ha estado ahí, a cara perro, silenciosamente, poniéndose en forma sin decirte nada, a mala idea, ¿sabes? Poniéndose cachas a tus espaldas. Hijos de puta.

Para colmo de males, este año hay Juegos Olímpicos. Deportes, ¿sabes? Deportistas profesionales ataviados con mallas ajustadas a través de las cuales se aprecian los músculos, los tendones, los lunares y hasta el carné de identidad. Vamos, que el otro día estaba yo viendo la gimnasia artística y no sabía si tocarme o echarme a llorar de la pena, porque parece mentira que servidor sea de la misma especie que esos chicarrones. 

La solución a todos estos males tan comunes y tan de hoy en día no es operarte hasta el escroto para tener un aspecto más guay, ni hormonarte con ADN de personal trainer, ni comprarte un abdominator del Teletienda, ni creer ciegamente las palabras de tu madre (“no estás gordo, hijo, estás fuertecito”), ni recortar fotos para poner tu cabeza en el cuerpo de un tío bueno en plan perturbado. No. En realidad, todo está en tu mente, tía. Todo esto es cuestión de autoestima. Por ello y porque yo soy superguay te traigo varias ideas que conviene no olvidar en estos tiempos tan duros:

1. Analiza tus cualidades y defectos. Todo el mundo tiene algo bueno, tía. Vale, no estás tremendo, la gente no se toca pensando en ti. Pero seguro que hay algo que sabes hacer estupendamente bien: a lo mejor cantas de puta madre p’arriba, bailas que te cagas, sabes hacer operaciones matemáticas complicadísimas sin calculadora, tienes una sonrisa encantadora, la tienes tamaño pan bimbo familiar o has batido el récord en saltos a la comba con un bollicao en la boca. Lo importante es que reconozcas que tienes cosas buenas y malas, como todo quisqui y que te aceptes como eres (no, no vas a ser nadador olímpico en la vida, es hora de que te vayas dando cuenta, campeón).

2. No te compares con otros. No empieces con el rollo de “mira, pero si a aquel se le marcan los abdominales, y eso que lleva un chaquetón de plumas” o "¿por qué no tengo el mismo cuerpo que el ucraniano este que ha ganado la medalla de oro en... en... en estar macizorro?". No te pongas en plan envidioso a soltar cosas como “seguro que no tiene cerebro”, “seguro que yo soy más listo”, “seguro que la tiene pequeña”. Demostrar tu valía pisando y desprestigiando a los demás es malo, caca, fuera. Tú eres como eres. ¡Así que coge la cerveza y bebe!

3. Mejora lo que puedas. Que no está mal intentar trabajar de manera sana y poco a poco los defectos. Vamos, que si quieres haz un poco de ejercicio, que tampoco te va a pasar nada. Mantenerte en forma es sano y probablemente hará que te sientas mejor. Pero sin obsesionarte ni querer parecer un esculturista en dos meses, que no es necesario y mira a Sylvester Stallone, la grimita que da.

4. Evita el perfeccionismo y la excesiva autocrítica. Que sí, que vale, que tienes lorza, pero que eso no es el fin del mundo, ni te convierte en peor persona, ni en un ser humano despreciable que merece ser amordazado y encerrado en una habitación quince días seguidos sin comer, viendo imágenes de Belén Esteban y escuchando discos de Paulina Rubio en bucle. No seas tan duro contigo mismo. 

5. No busques la aprobación de los demás. No te pases la vida esperando que la gente te diga lo guapo, estupendo y buenorro que estás. Que eso no sirve pa’ ná. Hay que estar a gusto con lo que uno ve en el espejo independientemente de lo que piensen o diga el resto. Mírate al espejo y repite para ti mismo: “Me siento como una diosa. I’m your Venus, I’m your fire, your desire. Ayomáquerico. Pues tampoco estoy tan mal, coñe”. Y si eso, para culminar ponte un tanga de leopardo, de lentejuelas o de flores bien metido por el culo y mírate atentamente con las manos en la cintura. Nada mejor que hacer el ridículo un rato y reírte. A hacer puñetas. (Esto mejor que lo hagas en privado y que no te vea tu pareja, mascota o muñeco hinchable; o, peor, tu madre.)

En fin, queridos lectoras, que nuestro cuerpo es un regalo y que aunque no estemos tremendos ni nos vayan a contratar para hacer anuncios de colonia, hay que aceptarse, cuidarse, respetarse y quererse. Y eso, mayormente, no es un trabajo físico, sino mental.

Fuente: Universo Gay